lunes, 20 de octubre de 2008

LA RELIGION POPULAR

El Perú es un país religioso. Raúl Porras Barrenechea, historiador, dijo que el peruano era probablemente el hombre más religioso del mundo. Y es que en el territorio del Perú, como en otras partes del mundo, la religión ha jugado un papel vital en el desarrollo social y cultural de las sociedades desde sus orígenes en los Andes (12.000 a. C.), pasando por los procesos de gestación de su civilización (3.000 a. C.), la formación política y cultural de las sociedades andinas prehispánicas, y finalmente, la transformación religiosa a raíz de la caída del Imperio Inca y la toma del poder por los españoles, quienes impusieron el catolicismo.
En el Perú predomina la religión cristiana y, sobre todo, el catolicismo. Éste, llegado al Perú acompañando a los conquistadores, tuvo un encuentro con la religión politeísta incaica lo que produjo un sincretismo religioso, presente en todo el país en diversas maneras y magnitudes. Las religiones originales andinas concedían un alto valor a la ayuda mutua, la solidaridad, la asistencia a los más necesitados y el pleno respeto a la naturaleza. Como lo destacó José Carlos Mariátegui (1968:130), "Los rasgos fundamentales de la religión inkaika son su colectivismo teocrático y su materialismo...La religión del quechua era un código Moral antes que una concepción metafísica,...el Estado y la Iglesia se identificaban absolutamente; la religión y la política reconocían los mismos principios y la misma autoridad." El primer encuentro entre una autoridad católica y una autoridad incaica fue cuando el Padre Valverde se entrevistó con el Inca Atahualpa, a quien le dio un ejemplar del Catecismo, diciéndole que era la Palabra de Dios. Cuando el Inca llevó a su oreja el ejemplar, tratando de escuchar la voz de Dios y luego lo lanzó al suelo ante el fracaso de su intento, el Padre Valverde gritó a las huestes españolas, escondidas y listas para atacar, "¡Santiago, a ellos, Yo os absuelvo!". Este grito de ataque militar fue el primer episodio donde la Iglesia Católica actuó coordinadamente con los soldados españoles, para invadir y conquistar el Imperio Incaico.

Iglesia Católica Apostólica Romana [editar]
Catolicismo: Es la religión que tradicionalmente identifica a la sociedad peruana y alrededor de ella se celebran numerosas festividades que muchas veces tienen carácter sincrético con las religiones nativas. Alrededor del 85% de la población se identifica como católica. La constitución peruana reconoce el aporte que tuvo la religión católica a la formación de la nación peruana, pero aunque la religión católica es la mayoritaria, hay otras religiones en el Perú. La forma en como se practica la religión católica en el Perú es diversa, la llamada "religión popular" nace del sincretismo religioso de la religión católica y las prácticas pre-hispánicas. Sin embargo, el catolicismo en el Perú concuerda con las líneas generales de la fe cristiana católica, esto es, el amor al prójimo y el compromiso social, reflejado en las numerosas obras de caridad, ayuda y asistencia a la población más necesitada, particularmente en campañas organizadas por parroquias e incluso algunos colegios particulares de corte religioso.
Al llegar los conquistadores al territorio que luego se llamaría Perú en el siglo XVI, empezó la difusión de la religión católica, que se fue imponiendo a sus pobladores, no pocas veces de manera forzada. La Cruz del catolicismo acompañó la presencia conquistadores españoles y fue copartícipe de la repartición de las utilidades, extraídas del oro y otras riquezas de los incas. Los colonos españoles que llegaron al Perú siguieron con sus prácticas católicas españolas, entre ellas impartir doctrina a quienes denominaban "los gentiles o paganos". El clero español destruyó la mayor parte de la herencia cultural incaica, la religiosidad andina, mediante sus acciones denominadas por ellos mismos como de "extirpación de la idolatría". Como lo sostiene Pierre Duviols (1986: XXVII), "Para los teólogos de la España del siglo XVI, los pueblos americanos de los reinos más civilizados, como los aztecas y los incas, eran considerados paganos -o gentiles- igual que los antiguos griegos y romanos, porque adoraban muchas divinidades o ídolos, por lo cual los pueblos andinos fueron catalogados como idólatras"
Además, cada uno de los pueblos amazónicos tiene una mitología y religión propia y sus respectivas explicaciones sobre el origen del universo, los acontecimientos después de la muerte, los milagros de sanidad, etc.

Iglesia Evangélica o protestante [editar]
Las iglesias protestantes y evangélicas llegaron al Perú con los emigrantes europeos y norteamericanos comprometidos en la difusión de la Biblia. Entre ellos se destaca Diego Thomson, ciudadano escocés que llegó al puerto del Callao en el Perú el 28 de junio de 1822 invitado por el libertador del Perú general José de San Martín.El proyecto de San Martín era que Thomson organizara en el Perú el sistema de formación de los maestros de escuela, a fin de popularizar la educación, reservada hasta antes de la independencia a los criollos y adinerados coloniales. Más tarde se destaca en la difusión de la fe cristiana el misionero italiano Francisco Penzotti quien llegó al Perú en julio de 1888. Los esfuerzos de difusión de las Sagradas Escrituras impulsados por Penzotti permitieron después la fundación de la Iglesia Metodista, primera congregación protestante en el Perú. Hasta antes de 1890, sea por la represión oficial o la discriminación, los cultos protestantes sólo se podían celebrar al interior de las embajadas extranjeras, como la británica, y sin participación de ciudadanos peruanos. Posteriormente se organizan las iglesias luteranas, bautistas, anglicanas, pentecostales, nazarenos, entre otros también inspirados en la fe cristiana.
Protestantismo: Las iglesias protestantes históricas como el Anglicanismo, Presbiterianismo, Luteranismo o Metodismo también basadas en la fe cristiana, tienen una presencia limitada y se destacan por su contribución social y política, al reconocer la importancia del amor al prójimo y la solidaridad al lado de la fe. Esto se deduce de su presencia con centros educativos, centros médicos, comedores populares, etc. Hacia la mitad del siglo XX, surgen nuevas iglesias cristianas, llamadas independientes. Éstas nacen muchas veces por la carga que Dios pone en el corazón de líderes y pastores dentro de sus iglesias protestantes. Y así salen a fundar nuevas congregaciones, con la bendición de sus otrora pastores principales. Iglesias como las Asambleas de Dios del Perú y la Alianza Cristiana y Misionera nacen y crecen, propagándose por todo el territorio peruano, en una intensa labor misionera y apostólica. En las décadas de los 70 y 80 nacen nuevas iglesias evangélicas, siempre con la visión de predicar el Evangelio, y se constituyen en importantes aportes a la sociedad. Agua Viva, Camino de Vida, Iglesia Bíblica Emmanuel, Movimiento Misionero Mundial, Movimiento Evangelistico Misionero, son los nombres de algunas de las muchas iglesias que cada día crecen, basando su trabajo en la predicación y el discipulado de los nuevos creyentes, formando también redes o células dentro de hogares cristianos, distribuidos en los distritos de cada departamento del Perú. La membresía de las iglesias protestantes y evangélicas se estima (2006) en alrededor de 4 millones de personas. La mayoría de esa población se concentra en las iglesias evangélicas independientes. Es importante señalar que el ritmo más acelerado en el crecimiento de la población evangélica en el Perú se ha dado a partir de la década de los 70. De un 1% entonces, ha llegado a superar el 12% en el año 2006, a pesar de las dificultades que sus iglesias deben enfrentar, muchas veces originadas en la discriminación que favorece a la Iglesia Católica. El Concordato suscrito entre el Estado peruano y el Vaticano, por ejemplo, privilegia a la educación católica y permite que un grueso del personal educativo de los colegios religiosos católicos perciba sueldos que provienen del Estado. Esto significa que en el Perú, católicos y no católicos se ven obligados por la ey a subvencionar a la Iglesia Católica, merced a dicho Concordato. Estimados estadísticos calculan que la población evangélica superará el 25% en el año 2020. Esta proyección ha preocupado a la alta jerarquía de la Iglesia Católica, cuya máxima autoridad, Monseñor Luis Cipriani (a la sazón, miembro del tradicionalista Opus Dei), ha diseñado una estrategia dentro de sus parroquias, para tratar de frenar el crecimiento sostenido de la población cristiana. A diferencia de la Iglesia Católica, que considera al Papa como su cabeza, las iglesias cristianas y protestantes ven a Jesucristo como su cabeza, tal como señala la Biblia. Por ello no hay un líder único dentro de la Comunidad Cristiana ni un cuerpo colegiado que toma decisiones por encima de toda la congregación nacional. Sin embargo, existen asociaciones que agrupan a iglesias y a pastores de casi todas las iglesias en el Perú. Existen el Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP) y la Unión Nacional de Iglesias Cristianas del Perú (UNICEP). Así mismo, está la Fraternidad Internacional de Pastores Cristianos (FIPAC).